¿Por qué hay palabras que solo usamos en plural? | Leon Hunter

Blog