¿Son necesarias las lenguas francas?