¿Es el traductor una amenaza para otros profesionales?